lunes, 2 de febrero de 2015

Anónimo



Yo no reparo corazones rotos, yo no arreglo personas incompletas, yo disfruto las ruinas, los relieves de las cicatrices, yo no reparo, destruyo los escombros, termino el trabajo sucio, doy el golpe final, porque no hay otra de forma de renacer que morir primero; el dolor es siempre requerido, se toca fondo y cuando ya no hay más hacia donde descender, se empieza el ascenso.
Así que, yo no sirvo de consuelo, sirvo de soporte para quien quiera conmigo volver a volar