martes, 27 de enero de 2015

Anónimo




Ya no espero nada de nadie. Quien me piense, que me escriba. Quien me extrañe, que me busque. Quien me quiera, que lo demuestre